7 tips para gestionar euforia y ansiedad en el trading

Ego y trading: euforia, ansiedad, fantasía
Ego y trading: euforia, ansiedad, fantasía

Continuamos con las temáticas elegidas por nuestros lectores. «Ego y trading» recibió muchos votos, así que dedicamos un artículo al respecto.

Algunas aclaraciones. Al hablar de «ego» en el blog, voy a hacer referencia a lo que se conoce como «egocentrismo»:

«Es la característica que define a las personas que creen que sus propias opiniones e intereses son más importantes que las de los demás.

Incapacidad para desenmarañar esquemas subjetivos de la realidad objetiva y una incapacidad para asumir o comprender con precisión cualquier perspectiva que no sea la propia».

También es preciso mencionar que «euforia» no es sinónimo de «alegría».

¿De qué estás hablando, Willis?

Tendemos por nuestra naturaleza a evitar sentimientos negativos. La negación y la proyección son los mecanismos de defensa más primitivos que conocemos, forman parte de nuestra personalidad.

  • La sensación de euforia (embocar un trade) es interpretada de manera inconsciente como algo positivo.
  • El sentimiento de angustia (producto del mal trade) como algo negativo.

Cada uno de esos estados produce cambios químicos a nivel cerebral.

Así nace la ludopatía.

Es muy probable que solo recuerdes o comentes tus operaciones exitosas, mientras intentás obviar las que terminaron en pérdidas.

Si negás tus errores, no podés aprender desde ellos

Mark Douglas estudió durante años el comportamiento de especuladores alrededor del mundo y ofreció servicios de coaching en la empresa que él mismo fundó: "Trading Bahavior Dynamics".

«Trading en la zona» es lectura obligatoria para cualquiera que deseé trabajar en el mercado.

En su momento leí varias de sus obras, y otras tantas de distintos autores. Pensé que con eso iba a alcanzar, pero la realidad es que continué durante varios meses perdiendo dinero a partir de los mismos patrones.

Puede sonar extraño: solo noté un cambio rotundo en mis resultados luego de aprender a meditar.

La disciplina está probada científicamente, por lo que no deberías otorgarle connotación esotérica.

No podés controlar tu ansiedad o euforia pensando

Ni tampoco leyendo. Eso es desconcertarte, estamos acostumbrados a mantenernos «encendidos», haciendo algo.

Por otra parte, es mucho más simple experimentar shocks de serotonina al embocar un trade, que aprender a gestionar emociones para que operar se transforme en un trámite.

Efectos del egocentrismo

Recordá que el inconsciente evita y niega lo que considera negativo. Lleva tiempo aprender a aceptar riesgos y la propia responsabilidad.

Solo debés pensar al momento de definir tus órdenes, donde tus emociones no deberían motivar tus decisiones.

Es muy probable que reacciones a la inversa, de manera constante.

Trabajar en el mercado sin gestión emocional es peligroso, torna muy difusa la línea que separa ficción de realidad.

Necesitás entrenar tu mente

¿De qué vale lo que hacés, si repetís los mismos errores una y otra vez?

Es indispensable que pruebes métodos distintos, o al menos te acerques a información que motive el desarrollo los tuyos.

Hay mucha fantasía alrededor del trading.

Es la profesión que encarnan Di Caprio o Michael Douglas en la pantalla grande, la vida que muchos sueñan; por consiguiente, es algo sobre lo que muchos venden.

Gordon Gekko (Michael Douglas) en «Wall Street»
Gordon Gekko (Michael Douglas) en «Wall Street»
Gordon Gekko (Michael Douglas) en «Wall Street»

Sobran gurúes financieros de cotillón. Desde muchachos que muestran relojes de oro o dólares en videos que promocionan suscripciones, hasta empresarios que se convierten en memes de Twitter.

  • «Academias de trading» donde se trabajan esquemas Ponzi.
  • Servicios de «señales» que manipulan resultados.
  • Exchanges «fantasma» que ofrecen porcentajes diarios insostenibles.
  • Criptomonedas que explotan al alza y luego a la baja en cuestión de horas.
  • Cursos de trading que no van más allá de tres o cuatro indicadores inútiles.

Si pretendés fantasía -convertirte en especulador y ser millonario en dos meses- vas a caer en sus engaños. Especular requiere de estudio y mucha práctica.

Si querés aprender a especular, vas a tener que invertir tiempo, dinero y esfuerzo. Sí, hacen falta las tres cosas.

¿Cómo hago? Quiero trabajar mis emociones

Estarás al tanto de que no existe el título de especulador/a bursátil, no es algo que podés estudiar en una universidad. A la sociedad no le sirve que seas independiente.

Hay mucha literatura en relación al trading, no tanto sobre gestión emocional aplicada. Podés leer conceptos muy interesantes, pero es necesario que aprendas a ponerlos en práctica.

Como adelanté, lo único que sumó a mis operaciones, fue aceptar, entender e incorporar la meditación a mis hábitos. Aún me resulta increíble que algo tan simple impacte tanto en los resultados.

¿Es indispensable meditar al trabajar en el mercado?

No existe un método universal para aprender a gestionar emociones. El camino a recorrer es personal, y se complementa con algo de teoría.

Somos seres humanos, sentimos y pensamos de manera similar.

Caemos a diario en los mismos sesgos cognitivos, que nacen a partir de  experiencias pasadas y la percepción personal del contexto. Esto es conocido desde distintas ciencias que estudian nuestra mente, como «ego».

Liberarse del ego
Liberarse del ego
Liberarse del ego

La gestión emocional se puede trabajar desde mindfulness, pero también practicando artes marciales o a partir de métodos de tapping (toques de los dedos en distintas partes del cuerpo), por ejemplo.

Se busca permitir que las emociones se expresen sin focalizar toda la atención en ellas.

Los niños poseen esta habilidad de manera innata, los adultos las dejamos atrás por enfocar toda nuestra atención en las obligaciones diarias.

Las personas deben ser proactivas, deben estar constántemente haciendo algo.

Te planteo un escenario:

  • Abrís una operación.
  • Seteás tres alarmas.
  • Mirás el gráfico, esperás que se cierre la vela.
  • Leés comentarios.
  • Llamás a un amigo.
  • Le escribís a otro.
  • Volvés al gráfico.
  • Abrís la plataforma donde operás.
  • Movés el stop-loss.
  • Aumentás la posición.
  • Movés nuevamente el stop-loss, cerrás parcialmente la posición a pérdida.
  • Cambiás la temporalidad.
  • Agregás otro indicador, ya no te gusta nada lo que está pasando.
  • Más números rojos, salís porque recién ahí notás que entraste literalmente al revés.

Si hacés eso de manera constante, vas a perder tu capital porque tu cerebro aprende por repetición.

La idea es que disfrutes, pero también entiendas esto como un trabajo. No deberías operar desde tus emociones sino desde AT y/o AF.

¿Y los tips del título del artículo?

La paciencia es la madre de las virtudes. En este artículo no pretendo profundizar, pero sí mencionar pequeños tips que podés incorporar a tu rutina.

Recordá que necesitás entrenar tu mente, y no se trata de que algunos días «te pongas las pilas» y los restantes continúes como siempre.

Necesitás ser realmente consciente de lo que estás haciendo.

Vamos con los tips:

  • Hacé paper trading y demo.
  • Registrá tus trades (y cómo te sentís cuando operás).
  • Aprendé a respirar de manera consciente.
  • Usá stop-loss.
  • Trabajá distendido (el celular no es cómodo).
  • Cerrá la notebook después de un resultado que te altere.
  • Evitá recuperar una pérdida de inmediato.
  • Intentá no compararte.

Practicá, sin apuro. Sobra tiempo para hacer dinero.

Si notas que no puedes solo/a, puedes aprender a partir del camino que otros recorrimos: Descubre qué suma y qué resta al hacer trading.

Nos pasó a todos, nadie nace sabiendo

Quemé dos cuentas, y no tengo reparos en decirlo. A partir de ese momento fue donde comencé a estudiar y especular de manera consciente.

Decidir desde el primer día vivir del mercado fue muy arriesgado, pero aprendí muchísimo desde mis errores. Comparto mi experiencia en este blog para que no tropieces con las mismas piedras con las que ya tropecé por mi cuenta.

En próximos artículos voy a desarrollar alguno de los sesgos cognitivos que mencioné antes. Hay muchísimo por conocer acerca de nuestra mente.

En tu caso ¿Qué es lo que más te cuesta al trabajar el mercado? ¿Te sentís identificado con algo de lo que mencioné en el artículo? 👇

Comentarios

Comentarios