Cómo cambiar bitcoin y otras criptomonedas sin registro (sin KYC)

No hace falta que entregues tus datos
No hace falta que entregues tus datos
No hace falta que entregues tus datos
En este artículo:

La naturalización del avance tecnológico

“Disculpe, señor, ¿a cuántos cuadras estoy de la calle Lima?”
“¿Cuánto falta para llegar a la costa? Todavía no apareció el cartel con los kilómetros”
“Hay un tornado en la ruta, cómo me gustaría poder grabar esto”
“¿Será bueno este restaurant?”
“No veo nada, está todo oscuro, la linterna está en el armario”
“Me encantaría ver una película, ¿hasta qué hora está abierto el videoclub?”
“Encendé la radio que quiero saber el resultado del partido”
“Qué bueno sería tener una aspiradora que se encienda sola y haga su trabajo de memoria”
“Tengo miedo de llamar a la chica que conocí ayer y que me atienda el padre”
“Odio ir a pagar los servicios y hacer una fila enorme”
“Estuve todo el día buscando empleo en el periódico”
“Amo cuando la radio pasa esta canción”

Estas frases y muchas más, fueron moneda corriente en la década de los ’80, ’90 e incluso los 2000 y 2010. Estamos presenciando una era tecnológica donde todo evoluciona a pasos agigantados y se naturalizan automóviles que conducen solos.

La ley de Moore nos ofrece una mirada estadística: cada 2 años se duplica de forma exponencial el número de transistores en un microprocesador.

Además, de 1980 a 2015, la capacidad de almacenamiento de los discos duros creció logarítmicamente, a razón de más de un millón de veces su antigua capacidad:

Como hemos mencionado en varios apartados de este blog, el mundo cripto nos ofrece alternativas que hace una década atrás sonaban utópicas: enviar dinero desde una punta del planeta a la otra, en cuestión de segundos y con comisiones prácticamente imperceptibles.

Tenemos la posibilidad de enviar dinero sin rellenar formularios y sin depender de ninguna entidad que pueda decidir en qué momento enviar nuestro dinero o tributar alevosamente sobre el mismo.

El riesgo del dinero en manos de terceros

Es probable que si recién ingresas al mundo cripto, mantengas tus criptomonedas en exchanges que reflejan en tu saldo una promesa de pago y que las intercambies directamente desde la billetera online que incorporan.

Al no tener tu dinero en una wallet privada y personal, la casa de intercambio es amo y señor de tus criptomonedas, como si de una entidad bancaria se tratase.

Todavía resuena en la cabeza de muchos inversores el caso de Mt Gox, que luego de años de irregularidades, manifestó que más de 850.000 bitcoins habían sido hackeados de sus cuentas y cerró sus puertas dejando un tendal de desesperación.

Más cerca en el tiempo tenemos el caso del exchange turco Thodex y el fondo de inversión sudafricano AfriCrypt.

Hay una frase muy conocida en el ambiente cripto: “Not your keys, not your coins”. Si la tenencia de tus criptomonedas depende de un tercero, estarás a merced de posibles hackeos, estafas, robos, bloqueos temporarios de retiro por mantenimiento, etc.

Si sos de Argentina, habrás oído, presenciado y/o sufrido el “corralito” y “corralón” del año 2001 y 2002 respectivamente. Los clientes de los bancos del país sufrieron restricciones para poder retirar dinero de sus cuentas y aquellos que tenían dólares (que hasta esa fecha tenían paridad 1 a 1 con el peso argentino), luego de la brusca devaluación que efectuó el gobierno, fueron cotizados y pesificados a razón de 1,40 a 1, cuando el valor en términos reales rondaba los 4.

No es casualidad que países con economías frágiles y poco confiables, sean top de usuarios de criptomonedas a nivel global, como es el caso de Nigeria, Turquía y Argentina, entre otros.

Algunos de estos países planean (si es que ya no lo han hecho) regular el mercado cripto solicitando información personal de los usuarios de exchanges, con el fin de gravar impuestos a sus tenencias.

Esto se conoce como KYC (“Know Your Costumer”), que no es otra cosa que forzar a los usuarios a que brinden sus datos personales para poder seguir operando (nombre, apellido, selfie personal, etc)

Mientras que por un lado, se pretende convencer que el KYC favorece la seguridad del cliente, en realidad termina allanando el camino de los entes recaudadores para sacar tajada mediante impuestos.

Intercambiar cripto de manera anónima es muy simple

Si te ha pasado que tienes criptomonedas en una wallet por fuera de los exchanges y quieres intercambiarlas por otras sin tener que pasar por estos (y evitar el KYC), te presentamos la siguiente alternativa:

FixedFloat es un exchange que envía y recibe criptomonedas de forma dinámica sin solicitar datos de sus usuarios. Para enviar y recibir solo deberás enviar una cripto a la dirección que te muestran en pantalla y recibir en tu dirección, que copias y pegas para recibir el intercambio.

Para intercambiar dinero fiat (dólares, euros, pesos) por criptomonedas, este exchange no te va a servir. Para ello te invitamos a leer este post.

Dentro de las ventajas de FixedFloat podemos apreciar:

  • Gran velocidad de procesamiento de transacciones.
  • Soporte técnico humano con excelente predisposición.
  • Compatibilidad con Lightning Network (comisiones prácticamente inexistentes).
  • Amplia variedad de criptomonedas para hacer swap (intercambio), entre ellas: BTC, Ethereum, Monero, USDT (ERC20 y TRC20), Tron, etc.
  • No es necesario ingresar datos personales (KYC).
  • Las transacciones se pueden rastrear por correo electrónico, en la misma web o en la blockchain mediante la TXID (codigo de identificación de la transacción) en páginas como Blockchair.

Cómo utilizar Fixed Float, intercambios sencillos y seguros

Al ingresar a la página web, te encontrarás una pantalla similar a esta:

Allí debes seleccionar las criptomonedas que quieres intercambiar y tipear cuánto quieres enviar o recibir (en la imagen intercambié 0.00139397 BTC por 47,66 USD).

Luego de clickear en CAMBIA YA, debes pegar la dirección de tu wallet en USDT (o la cripto que cambies) para que se envíen allí.

¿Cuál es la diferencia entre una tasa fija y una tasa variable?

  • Al optar por una tasa fija, obtendrás el precio correspondiente al momento de la transacción, con el 1% de comisión del exchange y la tarifa recomendada de la red incluidos. Al aceptar, la tarifa se congelará durante 10 minutos mientras envío mis 0.00139397 BTC a la dirección que determine FixedFloat.
  • Si de lo contrario, elijo una tasa variable, pagaré 0,5% de comisión pero el monto final de la orden estará a merced de posibles cambios bruscos que pueda realizar el precio de las criptomonedas en cuestión. Allí entra en juego el ojo y la intuición del usuario.

Mi consejo es que si no quieres líos, optes por la tarifa fija.

Al seleccionar la tasa fija y oprimir el botón “CAMBIA YA”, aparecerá una ventana con los siguientes datos:

  • Qué moneda (y su monto) enviarás.
  • Qué moneda (y su monto) recibirás.
  • La ID de la orden (por si el soporte técnico la llegase a precisar)
  • El tiempo restante para efectuar el depósito.
  • La fecha y hora de creación de la orden.
  • La dirección brindada por FixedFloat (con su código QR correspondiente) a la cual tendrás que enviar los BTC.
  • Tu dirección de depósito de USDT ingresada anteriormente.

Una vez que FixedFloat confirme que iniciaste la transferencia y se completen las confirmaciones de red, depositará los USDT en tu wallet. Puedes chequear la transferencia desde la TXID que te brinda la página.

La wallet de origen y de destino puede ser la misma (o no), siendo aceptada cualquiera que utilices y sea compatible con las divisas que estás intercambiando: Trezor, Ledger, Samourai, Atomic, Trust, las de exchanges como Binance, etc.

De todas formas, este sistema de intercambio es ideal para usuarios de billeteras frías como Ledger y Trezor que no deseen depositar el dinero en un exchange que solicita información de sus usuarios y pagar comisiones abultadas a la hora de retirarlo nuevamente.

El universo cripto te brinda un amplio abanico de opciones para administrar tu dinero.

¿Por qué utilizar un exchange si lo puedes hacer sin KYC y desde tu propia billetera fría?

Comentarios

Comentarios

 

Franco C

Excels, música y creatividad.