Bitcoin podría desplazar a Ethereum a partir de Taproot

El anonimato de BTC como su fuerza impulsora
El anonimato de BTC como su fuerza impulsora
El anonimato de BTC como su fuerza impulsora
En este artículo:

“Creo que internet será una de las principales fuerzas para reducir el rol del gobierno. Lo que faltaría, pero pronto será desarrollado, es un sistema monetario electrónico confiable.

Un método por el cual, a través de internet, puedas transferir fondos desde A hacia B, sin que se conozcan entre ambos”.

Milton Friedman (1999)

Esta cita tiene más de 20 años y corresponde al conocido economista liberal estadounidense, ganador de un premio nobel en economía. 10 años después, Satoshi Nakamoto materializaba la ¿predicción o deseo? de Friedman.

Antes de embarcarnos en Taproot y las novedades que traerá al protocolo de Bitcoin, debemos tener en claro algunos conceptos que desarrollaremos a continuación.

Contratos inteligentes: la evolución en las relaciones humanas a partir de la tecnología

En 2015 nació Ethereum, un proyecto de Vitálik Buterin, bajo la bandera de los contratos inteligentes. Es decir, que sean las propias criptomonedas las que, en base a determinado suceso preestablecido, efectúen las transacciones.

Esto tiene múltiples usos a futuro. Por nombrar algunos: los sueldos podrían fraccionarse e ir depositándose minuto a minuto en la cuenta del empleado.

De esa manera, si estamos al día 3 del mes y el alquiler del hogar aún no se pagó, se podría debitar automáticamente de una wallet. Por otra parte, los seguros automovilísticos podrían cobrarse proporcionalmente en base a los kilómetros que haga el vehículo durante el mes, y así un gran abanico de posibilidades.

A su vez, se han creado criptomonedas que abogan por un anonimato mayor al de bitcoin, como el caso de Monero, cuya blockchain (registro público de transacciones) se encuentra oculta al público.

Pero el que pega primero pega dos veces, y bitcoin se ha forjado como el rey de las criptomonedas, con una dominancia de mercado que siempre lo ubicó en primer lugar, con reglas claras desde el día cero y con un consenso cada vez mayor.

En pos de esto, y con el visto bueno de la comunidad minera, Taproot verá la luz en noviembre del 2021.

Taproot, actualización en Bitcoin focalizada en su privacidad

El conjunto de Propuestas de Mejora de Bitcoin (BIP) conocidas como Taproot fue planteado por Greg Maxwell, un desarrollador de Bitcoin Core, y luego de dos intentos fallidos de consenso durante el 2021, fue aprobado por más del 90% de los guardianes de la red (mineros), por lo que finalmente será implementado en la única moneda libre del mundo.

Taproot es una actualización en la estructura de las transacciones que permitirá una mejora en la privacidad, el costo, la escalabilidad y la rapidez de estas. Al mismo tiempo, allanará el camino a la creación de contratos inteligentes, permitiéndoles mayor complejidad y que su puesta en práctica demande menos espacio en la blockchain.

La posibilidad de gestionarlos bajo la red de bitcoin, permitirá a aquellos que utilizan Ethereum con este fin, poder migrar a un protocolo seguro y confiable desde su creación, con emisión finita, creciente interés, tarifa de comisiones más controlada y mayor descentralización.

La puesta en práctica de Taproot generará un nuevo tipo de dirección (Pay-To-Tap-Root o P2TR) que se suma a las ya conocidas P2PKH o Legacy (que comienzan con 1), P2SH (que comienzan con 3) y P2WPKH o Bech-32 o Native Segwit (que comienzan con bc1), por lo cual, no habrá manera de ocultar que una transacción se realizó bajo este protocolo, pero sí aplicarle una importante capa de seguridad extra.

Los beneficios de taproot en dos párrafos

Cuando se autoriza una transacción, las condiciones (qué satoshis se gastarán y cuáles irán para los mineros) pueden ser vistas por cualquiera, ya que los datos quedan registrados en la cadena de bloques (blockchain) que es pública.

Taproot esconderá estas condiciones al público, enmascarando las transacciones complejas en una sola, haciéndolas ilegibles y dando un gran paso en la privacidad de la red.

La escalabilidad también se verá beneficiada ya que a menor cantidad de datos, se necesitará validar menos información por cada transferencia, dando como resultado una mayor cantidad de ellas en cada bloque que los mineros aprueben durante sus constantes validaciones.

Escalabilidad: uno de los mayores desafíos cripto

Supongamos que Mauro comienza un emprendimiento de venta de naranjas. Al principio podrá ocuparse él mismo de recolectar las frutas, venderlas casa por casa y llevar la contabilidad.

Pero a medida que su negocio evolucione, va a necesitar contratar empleados, agilizar tiempos, planear nuevos enfoques y delegar funciones, o de lo contrario terminará sobrepasado y no podrá cumplir con sus obligaciones. En otras palabras, se le irá la situación de las manos.

Cuando bitcoin vio la luz, la mempool gestionaba pocas transacciones y las cosas iban ágiles. A medida que la adopción y tenencia de esta moneda comenzó a incrementarse exponencialmente, el tráfico en la mempool y los tiempos de espera hicieron lo mismo.

Que bitcoin sea escalable es entonces, poder lograr que su evolución y su practicidad de uso vayan siempre de la mano; que la mempool no se sature, por ende, que la cola de transferencias y las comisiones se mantengan en un nivel apto para que su adopción continúe en crecimiento constante (tal como viene sucediendo desde hace más de 12 años).

Segwit, su más reciente predecesor

La última gran actualización que había visto la luz en el protocolo de Bitcoin había sido Segwit en 2017, con mejoras en la maleabilidad y escalabilidad de las transacciones, con menor aprobación inicial que la que presenta hoy Taproot y con una mejora muy significativa en relación a la saturación de la red.

Segwit (de “Segregated Witness” o testigo segregado) habilitó en cada bloque una nueva estructura llamada testigo, la cual recibe data no esencial como los datos de los firmantes, separándola del resto de la información, sin afectar la parte matemática de la transacción y duplicando la capacidad de los bloques.

La consultora canadiense Veriphi concluyó que los usuarios lograron reducciones de hasta un 40% en comisiones.

La adopción no fue instantánea: durante los primeros meses de 2018, menos del 20% de los usuarios usaban direcciones Segwit para efectuar sus transacciones. A partir de allí se generó un aumento abrupto hacia la zona de los 30% y 40%. Hoy en día, 7 de cada 10 transacciones se realizan mediante direcciones comenzadas en bc1.

Las comisiones baratas serán una norma a futuro

Es lógico pensar que Taproot seguirá el mismo camino que Segwit. Una aceptación progresiva a medida que se va naturalizando su uso y se mantiene el consenso y la seguridad de la red siempre a tope.

El argentino Darío Sneidermanis, creador de Muun Wallet en 2018, afirmó que “estas mejoras van a tomar un tiempo porque requieren re-arquitecturar el protocolo”.

La wallet que ha desarrollado con su equipo, permite entre otras cosas, visualizar el saldo en pesos argentinos a valor de dólar paralelo (útil para usuarios de dicho país) o en cualquier otra moneda fiat y utilizar Lightning Network, una segunda capa de micro-transacciones (por encima de la ruta principal de la blockchain) que permite comisiones menores a un centavo de dólar.

Será cuestión de tiempo para que tanto Muun como otras billeteras de código abierto (como Atomic Wallet y Trust Wallet) incorporen Taproot a su plataforma y los usuarios se beneficien con transacciones más rápidas y baratas.

Tengo una buena noticia para darte: no será necesario descargar Bitcoin Core ni recibirse en la Universidad de Harvard para sacar partido de esta nueva actualización.

Las mismas wallets le brindarán a sus usuarios la dirección de recepción de BTC y ellos simplemente deberán compartirla a su emisor, tal como sucede actualmente con Segwit y sus direcciones comenzadas en bc1.

Conclusión

Con menos de 13 años de existencia, quedó demostrado que queda mucho camino al andar y no hay techo a la vista, lo cual se traduce en optimismo y motivación, no solo de los desarrolladores, si no de los mineros y el usuario cotidiano de Bitcoin.

Taproot llega para dar otro paso más hacia esta revolución que predijo Friedman en 1999, producto de un equipo de desarrollo en constante actividad, algo que no se ve en los circuitos bancarios que solo suman trabas y límites para sus usuarios.

Comentarios

Comentarios

 

Franco C

Excels, música y creatividad.